Platos típicos

Usted está aquí

Tamal Santafereño

El rey de los envueltos en hoja de plátano, es el tamal santafereño, el humeante plato en el que un trozo de tocino, otro de pollo o gallina y uno más de costilla de cerdo, más los garbanzos, unidos por el aroma del comino y el achiote, y cocidos en una fina masa de maíz, le dan vida a uno de los más típicos y sabrosos alimentos de esta parte del país.

El tamal es el invitado para el desayuno de los domingos, las fiestas y celebraciones especiales. Su preparación requiere muchas horas de cocción para llevar a su punto preciso los productos que tiene en su corazón.

Aunque esta preparación la comparten varias regiones del país, varían los elementos según donde se elabore y las recetas familiares que le imprimen su propio sello.

Puchero Santafereño

Es un plato sabroso, sencillo y completo, fruto del mestizaje. Pollo, carne de res y de cerdo, mazorcas tiernas, yuca, papa sabanera, arracacha, hibias y cubios (tubérculos) se cuecen a fuego lento, dejando un sabroso caldo que a su vez ha sido aromatizado con cebollas, laurel, tomillo y cilantro.

A la hora de llevarlo a la mesa se sirve el caldo en un tazón y en una bandeja los tubérculos, las carnes y la mazorca, a los cuales se les agrega una generosa porción de “hogao” con queso (salsa a base de picadillo de tomate y cebolla de verdeo) y una generosa tajada de aguacate. Si prefieres, puedes añadirle un toque de ají picante.

La Fritanga

Este exquisito plato lleva trozos de carne de res y de cerdo, plátano y mazorca asados, aguacate y papas criollas; así como morcilla, chorizo y longaniza, embutidos que dejó como herencia española.

Aunque su nombre acusa la fritura, sólo están fritas las papas criollas y las morcillas, que luego de cocinarse al vapor se pasan por aceite caliente para hacer su pellejo crujiente. La morcilla, o rellena, debe su aroma y especial sabor al poleo, una hierba silvestre pariente de la menta europea, que la hace única.

Es usual disfrutar de la fritanga en las plazas de mercado, a la orilla del camino cuando se va de paseo o como parte de un asado una tarde de domingo.

La Changua

En Bogotá la changua hace parte de un desayuno, tan completo, que solo necesitas después de tomarla, una buena taza de café colombiano. Tiene como base un caldo al que se le agrega, en el último hervor, un chorro de leche, un huevo que se cocina los minutos necesarios para que su yema no se endurezca, trozos de pan y cilantro fresco.

Algunas variaciones le ponen pequeños cubos de queso “campesino”, o “doble crema”, y en vez de pan le agregan almojábana o calado (una especie de pan tostado).

Empanadas Bogotanas

La masa de maíz es crujiente y al primer mordisco esta se quiebra con delicadeza para dejar en el paladar un sabroso relleno de papa criolla, carne y especias.

Luego del primer bocado la tradición indica que se debe agregar unas gotas de ají casero, -macerado con cebolla larga, vinagre, sal y cilantro- y luego un chorrito de limón. El ají enaltece los sabores y el cítrico los resalta.

Dulces y Postres

Una viajera inglesa en el siglo XIX reseñaba los deliciosos dulces que encontraba en las despensas y mesas bogotanas y se sorprendía por la variedad de sabores, colores y combinaciones. Y es que la diversidad de los dulces bogotanos es tan grande como la cantidad de frutas que en el país se cosechan. 

El dulce de papayuela, de moras, de durazno y de uchuva (fruta silvestre, ácida y con un sabor ligeramente amargo); los casquitos de limón o de guayaba conservados en almíbar, son algunos de los más tradicionales y exquisitos bocados de las cocinas bogotanas. 

Con los postres sucede igual, se preparan de natas, de tres leches, cuajada con melado (dulce de panela); marquesas rellenas de arequipe o mora; brevas con arequipe, mielmesabe (leche cortada con ralladura de limón, canela y panela), cocadas y cacaítos, son verdaderas y muy provocativas golosinas “cachacas”

Chocolate Santafereño

Es una aromática bebida a base de cacao, que cuando se toma caliente y espesa, reconforta el espíritu, mejora el ánimo y hace feliz a quien lo bebe.

Así es el chocolate santafereño elaborado con la receta de antaño, de la cual se tiene registro desde el siglo XVII, y que aún se mantiene como una de las bebidas típicas de los bogotanos.

Preparado en leche, aromatizado con clavos y canela, y batido con molinillo de madera, un buen chocolate siempre está en la mesa a la hora del desayuno acompañado por un tamal, o por las tardes, con una almojábana, un pedazo de pan blanco y un buen trozo de queso.

Café Colombiano

La vida, la amistad, las tristezas y alegrías se acompañan siempre con una buena taza de café colombiano. En Bogotá se pide a cualquier hora un “tinto”, como se le llama a la taza pequeña de café negro, para reconfortar el ánimo, calentarse y conversar amenamente.

El café fue traído a Colombia en la primera mitad del siglo XVIII por misioneros jesuitas, a través del río Orinoco y sus afluentes, desde las Antillas. Hoy se siembra desde la Guajira hasta Nariño y desde el Chocó hasta las vertientes de los Llanos Orientales.

Colombia, el segundo país exportador de café Arábica y tercer productor del grano, origina uno de los cafés más suaves y apetecidos del mundo que cuenta con la denominación de origen: “Café de Colombia”.

Amasijos y Colaciones

Son exquisitos y tradicionales bocados horneados y amasados generalmente con harinas de diferentes tipos, con maíz tierno o diversos almidones como base. Habitualmente llevan queso, cuajada, mantequilla y huevos.

Amasijos como la almojábana, son elaborados con harina de maíz, cuajada, mantequilla y huevos; la mantecada es aromatizada con anís; los panderos se preparan con almidón de maíz; el pandeyuca con almidón de yuca y queso, y los envueltos de mazorca con maíz tierno.

Las colaciones, por su parte, son esos finos bizcochos semejantes a las galletas, amasados con harina de ragú, achira, almidón de maíz, mantequilla y azúcar, son delgados, dulces y sabrosos.

Ajiaco Santafereño

Originalmente era una sopa de procedencia indígena a la que le fueron agregando ingredientes foráneos. Hoy, un buen ajiaco santafereño es preparado con pollo, mazorcas tiernas y tres clases de papa: la criolla que se disuelve, la pastusa que le da consistencia y la paramuna o sabanera que debe quedar entera. Pruébalo ¡es magistralmente sabroso!

El típico ajiaco bogotano debe su gracia, además de la papa criolla que le da sabor y color, a las guascas, hierbas silvestres que le aportan un aroma especial, y también a la crema de leche y las alcaparras. Se acompaña siempre con una tajada de aguacate y sí lo prefieres, con una porción arroz.

Agua de Panela

Es una bebida dulce, energética y sabrosa ideal para beber caliente en días muy fríos, ojalá acompañada de un buen trozo de queso y una almojábana. También se puede tomar fría, en días cálidos, con unas gotas de limón como refresco.

Popularmente suele mezclarse con café negro o con aguardiente, produciendo bebidas con deliciosos aromas y sabores.

Es una bebida especial porque además actúa como antibiótico natural para aliviar los estados gripales o como fuente de energía para los famosos ciclistas colombianos.

Se obtiene de la panela que se extrae del zumo de la caña de azúcar, reducido en grandes pailas que se vierten en moldes, de forma cuadrada o redonda, que cuando se enfrían se solidifican dándole forma al exquisito producto.